Ed Sulliband


jueves, 17 de abril de 2008

Apocalipsis


Noche oscura y de penumbras,
sin colores ni matices.
Tristes gritos oxidados,
llantos de mañanas grises.
De lamentos arrancados.
Adoquines encharcados.
En la jungla de cemento
todos viven desangrando.

Chimeneas burbujeantes,
las ventanas quebrantadas,
los aullidos solitarios
de torturas olvidadas.
Lloran tristes los mendigos
su abstinencia de nostalgia,
ya no sienten las heridas,
han perdido la esperanza.

Y algún perro solitario,
que deambula por las sombras,
va añorando las sonrisas
y el cantar de las alondras.
Ya no hay rastros de alegría,
Ni jolgoria, ni bondad.
Sólo queda putrefacta,
un montón de humanidad.

Sorcerer´s Knight

4 comentarios:

Darilea dijo...

Desde luego impactante.
Besitos :-)
Muchas gracias por pasear por mi blog, muy bueno el tuyo, y te hice caso y pasé a saludarte.

azzura dijo...

Perdona mi tardanza en visitarte.. estaba como desconectada y sin apenas tiempo;)
Enhorabuena por tu espacio, me gusta muchísimo y volveré sin duda;)
Un abrazo desde Mallorca

Yessi dijo...

Waoooo muy buen poema, impactante y con una exelente reflexión.

Saluditos.

Besos nocturnos dijo...

llevo mas de cinco minutos frente al pc intentando pensar q escribir para decirte q me gusto este escrito, intenso, revelador, lo veo en la esquina del cafe, de la parada del autobus, y en las caras de los caminantes llenos de afan y caras trastornadas por el estres y la depresion de su mente enredada en circulos viciosos de pensamientos pesimistas.