Ed Sulliband


domingo, 16 de noviembre de 2008

La escritora (2ª parte)



Los días seguían transcurriendo, uno tras otro en un eterno derrumbe del tiempo, y yo en mi habitación, tan impasible como ella. No podía dejar de mirarla ni de cuestionarme cosas de ella: ¿Qué escribía? ¿Cuál era su nombre? ¿De donde provenía? ¿Por qué hacía lo que hacía? ¿Hasta cuándo lo haría? ¿Por qué nadie se fijaba en ella tanto como yo? Ninguna de mis preguntas conseguía una respuesta, yo tampoco las buscaba, sólo me limitaba a mirarla… admirarla. Tal vez eso era el amor.

Pronto la pila de hojas escritas había alcanzado el tamaño que tenía cuando los recolectores de basura se llevaron todo. El aborrecimiento que sentía por la gente que se le acercaba se convirtió en un odio despiadado. Ella, tal vez ni sabía que yo existía, pero para mí, aquella misteriosa mujer lo era todo. Estaba obsesionado, y ella seguía escribiendo.

El invierno terminó y los primeros capullos florecieron con la llegada de la primavera. El color de las flores sólo incrementó la belleza de aquel paraje, mi amada seguía allí, escribiendo perpetuamente, rodeada de hojas con sus escrituras, irradiando poesía de sus manos, despertando intriga a quien pasaba cerca de ella, haciendo magia con su pluma.

Mi vida era cada vez más lamentable, pasaba días enteros sin comer y noches en vela sin dormir. Una larga barba me crecía hasta el pecho y ya tenía el cabello enmarañado, mi aspecto era deplorable. En cambio, ella estaba siempre igual de hermosa, como el mismo día en que había llegado, su vestido seguía blanco e inmaculado, su cabello oscuro y brillante. ¿Sólo yo me percataba de la magia a su alrededor?

Las escrituras seguían acumulándose a su alrededor, cómo columnas esculturales de frágil papel. La gente ya no se acercaba a ella, algunos preferían caminar por la vereda de enfrente; otros ya casi no la miraban, lo que era un alivio para mí. Otros la ignoraban por completo, la atmósfera a su alrededor se veía distinta, ¿acaso sólo yo lo notaba?

Las flores continuaron con su danza de renacimiento hasta la llegada del verano, tal vez los campos de las afueras estaban cubiertos de orquídeas, sin embargo a mi no me importaba. Sólo me importaba ella.

La tormenta. Aquella agua malhechora parecía no mojarla. Aquel viento despiadado parecía no despeinarla. Mientras tanto las gotas caían con violencia obnubilándome la visión de mi amada. ¿Qué dirían esas hojas? Esa tarde tendría la respuesta en mis manos, pero la cobardía y el miedo a la desilusión me impidió conocerla. Hasta el día de hoy.

Un astuto vendaval separó un pétalo de aquella flor de palabras, una hoja del montón que se juntaba a los costados de mi mujer. Sagaz voló hacia mí, penetró por mi ventana y se posó sobre mi regazo, mientras ella me miraba desde la plaza, con una hermosa sonrisa. La más hermosa que los ángeles y los demonios podrán demostrar jamás.

Fue entonces que mi cordura me permitió vivir un poco en la locura y escribir este pequeño diario, resumen de lo sucedido en este año, desde que llegó ella a la plaza. Cuando firme al final de estas memorias, lo dejaré para que lo lea quien lo encuentre, y luego leeré aquella hoja que llegó a mí por gracia del viento. Pero antes dejaré algunas últimas palabras.

¿Por qué hice y viví todo esto? Estaba obsesionado, dirán algunos: y si, ¿quién que ama no lo está? Estaba completamente loco, opinarán otros: y si, ¿quién que ama no lo está? No tenía ni una pizca de cordura, afirmarán terceros, a lo que yo les digo: tuve la suerte de perder esa cordura al conocer el amor.

Pues sí, esta es y fue mi manera de amar, es la única que conozco y la única que jamás olvidaré. Dando todo, hasta mi propia voluntad, entregándome por completo a la corriente de este río presuroso que me llevó a conocer los paisajes más hermosos desde mi habitación, sin moverme ni un centímetro, simplemente observándola…
Adiós.
T. S. A.


E.S.P.A.D.A.

16 comentarios:

Mar dijo...

Cada momento o etapa de la vida nos hace vivir el amor de manera diferente. Si bien siempre subyace ésta, la primigenia, latiendo por la venas. No hay más bella manera de perder la cordura.

Buen camino para el relato.

PD:Gracias por la suscripción al blog. Quedarás haciendo historia siendo el primero. (Ezequiel hubiese sonreído, me gusta pensar eso)

En cuanto termine de estudiar cómo se personaliza ese bendito Gadget lo publico :)

Un beso

Máximo Ballester dijo...

La imagen de la hoja volando hacia tu regazo y ella en la plaza es de gran belleza.

Es que en amar se nos va la cordura y unas cuantas cosas más. Ya no se vuelve el mismo. Pero deja riquezas. Algunas desgranadas en tu buen relato.

Un abrazo.

Grecia dijo...

Hola, soy nueva por acá pero me ha encantado la historia.
Se puede amar de muchas maneras y cualquiera es fascinante. A veces es maravilloso llegar a ser tan irracionales por amor.

Te espero en mi rincón.

un abrazo!

Besos nocturnos dijo...

sigue escribiendo por favor,,,escritor.

Amada Inmortal dijo...

uno camina por la vida y se va encontrando... nos vamos comunicando... acá estoy... un gusto conocerte... espero sigamos en contacto... besos

MeRiAdOx dijo...

Es una muy buena iniciativa incorporar más expresiones de arte. Tal vez deberían añadir links con los sitios de quienes les aportan material para publicar.

Sé que es difícil mantener una continuidad, pues los proyectos se desgastan y el tiempo escasea, sin embargo, les mandamos la mejor de las energías para que logren mantener esta buena idea. Por el momento, los añadiremos a nuestros blog como link, para que nuestros lectores sepan de su inciativa.
Deberían indicar dentro del blog cómo aportar a vuestro sitio. Así como está planteado, pareciera que solo fuera una persona con diferentes firmas.

Suerte!

Venus dijo...

SE TIENE ALGUNA VEZ ALGO DE CORDURA..? EL ADMIRAR ES ALGO PARECIDO AL AMOR...?... vaya que si... la amdiracion el silogismo de la logica pierde su sentido entre hojas y escritos que quizaspara ella pierden sentido en su lector tan impasible y tan sereno.......


me ha encantado simplemente me ha encantado la retorica de voshercu

Besos nocturnos dijo...

hay pero si me encanto ya lo termine desde el dia en q recorri este blog.

La ingeniero dijo...

oye esta padre tu blo. pase por aqui y me lo chute todo jejejej, muy bueno
saludos por aqui te ando leyendo va

Madame Black dijo...

Hola,

muy bello blog,
me fasino...

di con tu blog pormedio de besos nocturno..


Un beso enorme...



atte. Madame Black

Jesus Dominguez dijo...

Magnífico. Después de esa gran 1ª parte no se podía bajar el listón y lo has subido.

Enhorabuena.

Un saludo

Jesús Domínguez

Juan Ángel dijo...

Muchas gracias Matias, de verdad.
Buenas palabras. Bienvenidas, agradecidas.

El Blog me parece MUY buno.,.. no se como "seguirlo/suscribirme", tirame soga ahi.

Cuenten conmigo dentro de mis posibilidades.

Gracias de nuevo... nos visitamos!

Abrazos!

Romina B dijo...

Hola

Me ha cautivado este relato
Gracias por visitar mi espacio

Nunca dejes que el resto te domine ni tampoco el perseguir tu ideal aunque este sea mas cercano a una utopia que a una verdad.

Saludos
Romina

huggh dijo...

"tal vez los campos de las afueras estaban cubiertos de orquídeas, sin embargo a mi no me importaba" eso es una maravilla y habla de lo que vemos cuando nos domina una pasión... hermoso... mi saludo, h

resonANSIAS MAGneticas dijo...

Hola!!! aqui visitando tu espacio. un abrazo

Robel dijo...

Sin duda tu alma de poeta y fibras de autor estan a la oreden del día, yo que soy escritora, te aseguro que hay mucho anonimos buenos como tu, que tendrian que estar a la luz de las letras.
Yo tambien tengo my blog, lo actualice hace poco tiempo y empese a subir mis escritos, te los dejo sin compromiso alguno.

http://robelescribe.blogspot.com/
http://lineadetiempomedieval.blogspot.com/

un saludo
Isa.