Ed Sulliband


jueves, 5 de marzo de 2009

Hasta la muerte lloraría...


Debe continuar.

Con mi llanto le di vida a una poesía,
con mis lágrimas murieron las tormentas.
Ya te has ido y me di cuenta que al invierno
siempre pone su final la primavera.

Los sopranos ya no calan en mis huesos como antes; los inviernos y la lluvia me entristecen, no como antaño que me daban alegría y un motivo para acostarme, sentir su perfume y abrazarla. Entonces escribo, creyendo que las palabras plasmadas en el papel lograrán mitigar el dolor y llenar el vacío que llevo dentro. Escribo, para que pase el tiempo, con la esperanza de que mi alma sane con el nuevo día, pues ya han pasado tres semanas y el dolor sigue en aumento. Escribo, y las palabras fluyen con melancolía, nacen muertas en mis manos y oscurecen el papel. No distingo la belleza de las letras, ni el aroma de la tinta; no valoro aquellas fotos dadas vuelta, ni el retrato que perdura en la pared.

Hoy es el primer día en que lloro por tu ausencia, y siento que todo gira en mi cabeza, todo esta desordenado en mi interior. Decido desordenar mis creaciones también. Cambio los roles de mi poesía. Cuelgo cuadros en las hojas, y escribo los sonetos al revés. Comenzando en la muerte y volviendo para atrás. La caligrafía mueve mi muñeca, y ésta forma las imágenes en mi mente, que luego se transforman en nostalgia, en recuerdos, en vivencias, en su amor, en su compañía, en ella... ¡Ella por fin vuelve a mis brazos! Y la siento, la acaricio, la beso, la escucho, la acepto y la deseo, siempre retrocediendo en el tiempo, y se va nuevamente. Pero es distinto ahora, ya no la conozco, ya no tengo recuerdos de ella en mi mente ni en mi corazón, ya no tengo su perfume en mis frazadas ni el anhelo de volverla a ver, porque nunca la vi, porque nunca ha sido mía, porque nunca he sido de ella.

El papel de la poesía se destruye bajo la punta de mi lápiz y el sol sale allí afuera, yo sonrío esta vez. Respiro el aroma de la lluvia que se fue, de quebrachos y abedules remojados, de la hierba que humedece mis pies. Lleno mis pulmones de placer, lleno mi sonrisa de alegría.


16 comentarios:

ade dijo...

- Cuando mas paseo por los blogs, me voy dando cuenta que estamos empezando a estar desencontrados. El invierno es hermoso, es el descanso, la paz, el fuego que encendemos para calentarnos, el tiritar de frio por instantes y siempre arrivar a un lugar cálido que nos cobije.Un abrazo. Ade

Luciana dijo...

Prometo darme una vuelta con más tiempo para leer a conciencia. Hoy solamente le di un rápido recorrido. Saludos

pande... dijo...

Hola Darson!!

Por fin vengo a saludarte, también me he dado cuenta, que estás con muchos de nosotros en Bohemia. He preferido venir a tu blog a comentarte, agradecerte tu visita al mío, tus lindas palabras escrita, y al mismo tiempo que una persona tan joven tiene un blog cargado de sentimientos muy bien plasmados. ¡¡Enhorabuena!!

Te dejo un abrazo afectuoso y ánimo sigue así.

besiños

Maite

fgiucich dijo...

Cuánto duele una ausencia!!! Abrazos.

ayna dijo...

impresionante..conmovedor.. real.. muy real..
si la vida fuera marcha atras, seguramnete tu corazón no habria conocido dolor alguno, pero tampoco te serviria para valorar mejor las vivencias futuras..
..piensa k ahora te ayudará a escoger mejor los caminos a seguir, y disfrutarlos junto a la persona que merezca ocupar tu corazón.. y disfrutar de la vida!!

Mónica Berdugo Jiménez dijo...

¿Qué tal Darson!? Bueno, he visitado tu blog. ¡Qué fuerza emana de tus palabras! Me ha gustado mucho la imagen evocada de la frase "Cuelgo cuadros en las hojas, y escribo los sonetos al revés". Sonetos al revés. Un saludo!

Darson Joyce dijo...

Ade, es cierto, el invierno es todo eso, pero también es nostalga y elancolía, ¿no crees?

Luciana, siempre estás invitaada a pasar y leer, yo también voy a pasar seguido por tu espacio!

Pande, muchas gracias por tus palabras, son muy halagadoras, espero tener asiduamente tus visitas.

Fgiucich, es cierto, duelen las ausencias, mucho, pero también pueden llegar a doler mucho las presencias, el no saber crecer al lado de la otra persona, y creo que la culpa siempre es de los dos.

Ayna! amiguita mía, jejeje! Que sorpresa que pases por aca! No me quejo de mis vivencias, y no me arrepiento de nada. Es más, el corazón me lo me lo agradece, simplemente plantee la posibilidad de volver el tiempo atrás, borrar las memorias... sería un poco comlicado, no? jejeje.

Monica, muchas gracias también por tus palabras! Me alegro que te haya gustado, esa es una imagen que también me agradó mucho a mí, la idea principal era "cuelgo cuadros en las hojas, y los sonetos los escribo en la pared" Pero a último momento cambié y quedó así, jeje.

En fin, gracias a todos. Nos vemos con algunos, y nos leemos con otros!

Matías N. Añino

Nano dijo...

SEGUN ME VOY METIENDO MAS EN LOS BLOGS VEO MAS ARTE ECHO PALABRAS TE INVITO A MIS BLOG SI TE APETECE PROMETO PASAR A DEJARTE MAS COMENTARIOS

La Maga Gris dijo...

Me alegra descubrirte. Nos vemos...

Un beso

Darilea dijo...

Precioso.
Es cuerioso hasta donde es capaz la poesía de llevarte.
Hasta donde es capaz de amenazarte el pensamiento..
Besitos.

Fran dijo...

Uf! como se siente esto..
incluso sentí un hoyo en mi pecho.. Realemente increible las sensaciones que senti cuando vi tu post.. tal cual lo estuviese viendo. Realmente.. la poesia.. te posee hasta el momento que te eleva.
Saludos.. sé que estaba desaparecida.. pero volví. Espero verte por mi blog.
Saludos.
F.-

Melpómene dijo...

increible descripcion...

un beso, gracias por pasar por mi blog.

CharlyChip dijo...

Me ha encantado leerte, cuantas veces veces con gusto desandariamos los pasos dados, borraríamos un recuerdo...

Afortunadamente, si estamos aquí, es que aun nos quedan pasos nuevos que dar; podemos escribir nuevas historias, verso a verso, para enviarlos con un soplo de aliento hacia el futuro que alguna vez será ¿O tal vez fué?

Un saludo

Besos nocturnos dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Besos nocturnos dijo...

exelente! anoche llovio mucho y llore pensando en mi ex y hoy lei tu escrito me senti familiarizada, y me quedo con la sonrisa del final. un besito!

Mimí dijo...

Hola Dayson
Me he añadido a tu club de secuaces, me ha gustado mucho el comienzo del cuento, por eso he venido a cotillear, volveremos a vernos.
Hasta entonces, un abrazo desde la pampa Extremeña.